Casa de medio camino

“Torcacitas” es un programa destinado a la restitución de derechos vulnerados en población infanto-juvenil de hasta 18 años, con énfasis en la acogida de aquellos niños/as y adolescentes con problemas de drogas que, finalizado su proceso terapéutico, no cuentan con familia o necesitan un hogar convivencial de acogida.

torcacitas

La dinámica interna del hogar está organizada en base a principios que faciliten la convivencia y el aprendizaje compartido, respetando las singularidad de cada niño. El trabajo de los educadores, operadores, talleristas y profesionales intervinientes tiene por objetivo la acogida, contención y acompañamiento de los niños, generando condiciones para orientarlos en relación al cuidado de su salud física, emocional, y su relación con el medio social y familiar.

Los niños y adolescentes que viven en las calles de la provincia de Buenos Aires configuran una problemática de particular dificultad en cuanto a su abordaje, en especial aquellos en riesgo social vinculado a las problemáticas que genera el desamparo, la marginalidad y la exclusión: las adicciones, la violencia familiar, el deterioro de la escolaridad, la situación de calle, el abandono familiar, la explotación laboral y sexual, etc. Otro de los problemas importantes que se presentan tiene relación con sus prácticas sociales y sus estrategias de supervivencia, las cuales se confrontan severamente con las pautas de inclusión y acogida que en general presentan las instituciones.

En el marco descripto, el perfil de niños y jóvenes que se evidencia es cada vez más preocupante. Gran cantidad de niños y niñas en situación de riesgo, con perfiles de comportamiento problemático, no tienen prácticamente posibilidades de acceso al sistema de atención, quedando condenados a permanecer en situación de calle o en condiciones de gran desamparo. Esto es así debido a que las estrategias que actualmente se utilizan para la evaluación y derivación de estos niños responden a otro tipo de perfiles, fracasando en un punto crítico del proceso que debería guiarlos desde la situación de riesgo hacia el espacio de ayuda.

Creemos que en una primera instancia la situación de estos niños debe ser abordada en el mismo ámbito que habitan, generando un espacio de referencia que permita, en primera instancia, establecer un vínculo de cuidado y confianza. El objetivo central del trabajo debe apuntar a generar condiciones para la emergencia de la demanda de ayuda por parte de los propios niños.

El segundo paso de la intervención debe trabajar la inclusión de aquellos niños que logran consolidar un vínculo y deciden profundizar su inclusión en el programa, mediante actividades grupales de tipo lúdicas y educativas, con el objeto de desarrollar y fortalecer recursos personales.

El tercer paso implica la intervención grupal e individual, con el objeto de favorecer la emergencia de la demanda de ayuda y orientar a los niños y sus familias (en caso de que existan) hacia una instancia de evaluación y diagnóstico que canalice tal demanda según la situación que se presente en cada caso.

Un segundo momento del programa se realiza en un marco institucional más estructurado, al que denominamos Hogar Convivencial “Torcacitas”, el cual mantiene un umbral de exigencia bajo pero desarrollando intervenciones tendientes a la restitución de derechos de los niños/as.

Todo este proceso supone la articulación de la red con los recursos institucionales del Estado provincial y nacional, y el empoderamiento de las familias, lo que implica inclusión de la familia de los niños como actor centralmente responsable del proceso.

Durante su permanencia en el Hogar Torcacitas, los niños reciben:

  • Alimentación
    Artículos de aseo personal.
    Ropa y calzado
    Juguetes
    Atención médica
    Atención Odontológica (externa)
    Escolaridad Primaria para los más pequeños (externa)
    Escolaridad Primaria y Secundaria para los adolescentes (dentro de la asociación)

23.730 thoughts on “Casa de medio camino”